En ciertas ocasiones las microtransacciones son un gran éxito para un par de videojuegos, aunque de esto depende mucho la manera en que sea implementada dentro del juego. En el caso de Blizzard, siempre se ha visto criticada por la poca variación que recibimos en sus cajas de botín.

Todo un éxito en ventas

En primera instancia, uno pensaría que dichas microtransacciones ya no son un factor cien por ciento negociable. En especial si las compañías hacen su compra de una manera muy forzada. Por ello, a raíz de múltiples críticas por parte de la comunidad de videojuegos, es increíble ver que existen casos en las que dichas ventas no afectan en lo más mínimo a un título. Y ese es el caso con Overwatch.

De acuerdo con el informe de SuperData, el famoso shooter de Blizzard Entertainment ha conseguido sobrepasar la increíble cantidad de los mil millones de dólares solo en ventas in-game. Estas microtransacciones lo convierten en el 64º juego de consola, PC o dispositivos móviles en generar más de mil millones de dólares a través de contenido dentro del juego. Incluyendo las amadas y odiadas cajas de botín.

Las skins no se compran solas

Debido a este logro, Overwatch también es la sexta IP de Activision Blizzard en alcanzar y superar dicha cifra. Entre ellos tenemos: World of Warcraft, Call of Duty, Destiny, Candy Crush y Hearthstone: Heroes of Warcraft. Pero, si lo vemos de una manera más objetiva, sus microtransacciones son menos agresivas en comparación a otros títulos. Pues OW solo se enfoca en la personalización estética, como skins o poses de victoria.

Cabe destacar, que el juego también cuenta con otra tienda para sus héroes enfocada solo en los aspectos exclusivos de los equipos de la Overwatch League. Dichas apariencias se compran por medio de tokens los cuales si cuestan dinero real. Por lo que, si sumamos todo lo comentado, quizá no sea tan extraño ver que las microtransacciones son un gran éxito en ventas dentro del juego.

¿Compraste alguna vez una caja? ¿Obtuviste esa skin que tanto querías?