Mucho se ha dicho de como los videojuegos influyen en el comportamiento de las personas, y más si se tratan de juegos violentos. La realidad es diferente y puedes beneficiar en la salud, pero también repercutir en ella.

Los videojuegos y como han sido culpados sin bases sustentables

En estas últimas semanas, los videojuegos han estado en el ojo del huracán al ser considerados la raíz del mal en las personas. Los han catalogado de ser esa semilla de la discordia en las personas que cometen actos de crimen y odio, causando atentados donde el resultado es fatal y las pérdidas humanas van en aumento en este año.

Hemos visto como políticos norteamericanos de partidos republicanos han tachado los videojuegos con temática violenta de ser el causante de la violencia en los perpetradores. El mismo presidente de los Estados Unidos incluso apoyó estos comentarios e hizo énfasis en frenar esta violencia generada por juegos electrónicos.

No hay bases reales o científicas para confirmar esto que, si bien son una excusa para los políticos el escudarse del verdadero problema, muchas veces son solo comentarios que en su momento se hacen al aire y sin tener bases reales para sustentar tales declaraciones. Lo que sí es un hecho es que los juegos pueden llegar a repercutir a la salud si no se juegan con responsabilidad y cuidado, pues como todo en esta vida, el exceso es malo.

Los videojuegos como una terapia que ayuda con ciertos problemas

Un grupo de especialistas dedicados a este tema en específico de la salud y los videojuegos publicó el año pasado un artículo llamado “El impacto de los videojuegos en la plasticidad del hipocampo. Psiquiatría molecular’. En este artículo se menciona que “90 horas de videojuegos de acción pueden reducir la cantidad de materia gris del hipocampo”.

videojuegos-salud
No afectan, por el contrario, pueden beneficiar a las personas.

Hay algo de incierto en esta información, pues el hipocampo es un área del cerebro esencial para el aprendizaje y la memoria. Esta parte es mucho más activa en los niños con hiperactividad, y por ello se ha recurrido a terapias de videojuegos para canalizar toda esa energía en el infante. Aquí surge la incongruencia, pues si son tan malos como dicen, ¿por qué hay terapias relacionadas con esta afición?

También se menciona en este artículo que los resultados son muy ambivalentes, pues el impacto negativo que se logre conseguir dependerá de la estrategia del aprendizaje del usuario. Esto se debe a que algunas estructuras se reducen cuando se optimizan, aunque a veces el efecto es inverso.

La realidad de cómo influyen los juegos a nuestra salud

Los videojuegos pueden traer beneficio, pues según nos dice el profesor universitario Carlos González, los juegos no necesariamente tienen que ser malos para la salud. Un ejemplo claro del beneficio que estos pueden traer seria con los de disparo en primera persona, que han dado resultados positivos para aquellos que padecen el problema de ojo vago. Sin embargo, los videojuegos si pueden repercutir a temprana edad en los menores si no se les restringen ciertas temáticas.

Los videojuegos, en especial los de acción han demostrado ser favorables para la mejora de los reflejos y sincronización, pues el manejo de cada uno involucra el uso de palancas, gatillos, botones y demás que requieren ser memorizados y tener el timing perfecto para efectuar dichas acciones en el juego.

Médicos cirujanos incluso recomiendan el jugar videojuegos 2 horas diarias para mejorar las habilidades con las manos, y éstas sean de gran utilidad al momento de recurrir una operación. Los videojuegos no son el mal absoluto como los medios nos han hecho creer, pero si se debe de tener una medición a temprana edad, cuidando lo que los niños ven y lo que juegan.

¿Estás de acuerdo con estas investigaciones y la forma en como favorecen o repercuten a las personas?