El ejecutivo de Take-Two hace sus declaraciones al respecto del tema por la relación entre la violencia y los videojuegos.

Los videojuegos son el chivo expiatorio para evadir el verdadero problema

La violencia en los videojuegos sigue siendo tema de controversia en la industria, pues cada vez más involucrados en el siguen dando su opinión al respecto desde las declaraciones hechas por algunos republicanos y el mismo presidente de los Estados Unidos.

En esta ocasión fue el turno del oficial ejecutivo en jefe Strauss Zelnick, que hablo al respecto del tema en una entrevista con Mad Money por la próxima salida del esperado juego de shooter y tercera parte Borderlands 3, que estará disponible el mes de septiembre de este año.

El ejecutivo de Take-Two se refiere a los recientes crímenes ocurridos en El Paso, Texas y Dayton, Ohio, mencionando que las acusaciones a los videojuegos son meros escaparates para los oportunistas el señalarlos como un chivo expiatorio. Esto como parte de voltear la mirada a otra parte y no señalar el verdadero problema que es el nacionalismo blanco y el pésimo control de armas que hay en los Estados Unidos.

Es irrespetuoso para los familiares de las victimas culpar al entretenimiento

Desde la semana pasada, cadenas comerciales como Walmart, Disney y otras marcas han entrado a esta campaña contra la violencia, comenzando con retirar toda publicidad relacionada con juegos que inciten a la violencia. Estos incluyen principalmente géneros de disparos o contenido maduro que, según las acusaciones, son los causantes principales del comportamiento y crímenes de odio en las personas.

“Es divertido hablar del entretenimiento, pero muchas vidas se perdieron. Es una falta de respeto para las víctimas y familiares el apuntar al entretenimiento, pues eso es parte de la alegría de muchos a diario y es consumida alrededor del mundo. La violencia con armas de fuego solo se da únicamente de forma americana. Eso tiene que cambiar, pero solo cambiará si apuntamos realmente al verdadero problema.”

Strauss Zelnick, oficial ejecutivo en jefe de Take-Two.

Estas declaraciones por parte de Zelnick, y las cuales no señalan exactamente el verdadero problema, se debe a que el problema puede recaer en cualquiera, y no es un tema exclusivo de los videojuegos como muchos los han satanizado como la excusa de problema en raíz.

El problema de la violencia no es exclusivo de un sector, pues engloba a una problemática de una sociedad la cual se rige por el odio, el racismo, la supremacía y una cultura que dictamina el uso de armas como algo natural. Eso sin mencionar el bajo control que se tiene al respecto, al grado que una tienda como Walmart las vende como si se tratase de otro producto para consumir como alimentos o ropa.

En la entrevista, se le pregunto a Zelnick que, si en el remoto caso de que uno de sus juegos fuera demostrado ser la causa “real” de dichos crímenes de odio, éste retiraría el juego del mercado de forma definitiva.

“Lo retiraría de la misma forma que se retira un producto o sustancia que provocara malestares en las personas, causando enfermedades”

Las empresas como Take-Two y otras compañías de la industria de los videojuegos han salido en defensa con argumentos que llegan al mismo tema. El bajo control en la venta de armas, la sociedad y cultura racista son los verdaderos problemas que aquejan a los Estados Unidos, y si no se hace algo al respecto, no solo se seguirán suscitando más incidentes como los de hace unas semanas, pues más vidas se perderán al no señalar el verdadero problema.

¿ Tú crees que este problema pueda agraviarse a futuro si no se hace algo al respecto?