La empresa detrás de Leagueof Legends, Riot Games ha sidodemandada por un empleado y un exempleado, ya que ha sido acusada de discriminación endémica basada en el género y de fomentar un ambiente  primordial para los hombres.

Así ha sido informado por el sitio de entretenimiento, Kotaku, donde el medio profundizó en una cultura sexista dentro de RiotGames.

Discriminación de género y acoso sexual dentro de Riot Games

Las demandas contra RiotGames describen al igual que muchas de las empleadas de Riot Games, que seles ha negado la igualdad de remuneración y se han visto frustradas sus carreras porque son mujeres. Además, las demandantes también han visto sus condiciones de trabajo afectadas negativamente, debido al entorno y al continuo acoso sexual, mala conducta y parcialidad que predominan en el ambiente de trabajo, el cual consideran sexualmente hostil por parte de Riot Games, dueña y creadora de League of Legends

Las demandas aseverarían que Riot, violó la Ley de igualdad de remuneración de California y la ley contra la discriminación de género en el lugar de trabajo. Los empleados afectados estarían buscando una compensación por salarios no pagados, daños y otras sanciones, por una cantidad la cual se determinará en juicio.

En agosto, la investigación de Kotaku, también detallaba la cultura sexista en Riot y nos contaba la historia de 28 empleados y exempleados, a quienes trataban con una “cultura de hermanos” la cual, premia el comportamiento que perjudican a las mujeres.

Riot responde:

Desde luego inmediatamente Riot Games salió a responder a las acusaciones e informes de Kotaku, afirmando que tienen una política de cero tolerancia, hacia los comportamientos de discriminación, acoso sexual, las represalias y la toxicidad en general.

En twitter postearon un tweet, donde comentan: “compartiremos las acciones inmediatas y de largo plazo, que estamos tomando para lograr un cambio real para las mujeres en Riot”.

Al parecer, Riot despidió a muchas de las personas involucradas en la creación de esta cultura sexista, según varios empleados y exempleados de la empresa, aunque también afirman que todavía hay algunos en la plantilla que son supuestos autores de comportamientos abusivos.

Jessica Negrón, una de las dos demandantes, dijo que poco después de ser contratada, su gerente renunció y asumió sus obligaciones laborales, pero no vio un aumento en compensación por su título laboral. Ella dijo que a pesar de que habló y pidió que se hiciera su cambio de puesto de manera oficial, tres hombres fueron contratados para el puesto uno tras otro, y ella jamás fue tomada en cuenta, ni siquiera para una entrevista, y su voz no se escuchó. Además, la exempleada comenta que sus colegas varones usaban un lenguaje obsceno.

La otra demanda de la actual empleada de Riot Games, Melanie McCracken, quien ha estado trabajando en Riot desde 2013, cuenta sobre su experiencia con la cultura sexista en Riot, afirmando que, el departamento de Recursos Humanos no mantuvo su información de manera confidencial y todos sus datos se le hicieron llegar al supervisor.