Actualmente, One Piece es considerado uno de los animes más largos dentro de Japón y no es para menos ya que cuenta con 875 episodios emitidos hasta la fecha. Aunque, viéndolo por el lado bueno, no es el mas largo, ya que Sazae-san y Doraemon lo superan con 7 mil y 3 mil episodios respectivamente. Y no, para nada estamos bromeando.

La obra original es escrita e ilustrada por Eiichirō Oda y comenzó a publicarse en 1997 en la revista japonesa Weekly Shōnen Jump, reconocida por trabajar muchas otras series famosas como Death Note, JoJo’s Bizarre Adeventure, Hunter x Hunter y sobre todo Dragon Ball.

A primera vista el título parecía ser solo uno más de los tantos juegos con los que ya cuenta, fue nuestra sorpresa ver que cuenta con gran parte del staff original del anime. Además, desde su anuncio en diciembre de 2017, visualmente prometía ser el videojuego más ambicioso de la franquicia. Pero ¿realmente cumplió con las expectativas de la comunidad?

Una historia hecha por el mismo creador de la serie

Comencemos con su narrativa, su historia nos lleva hasta una misteriosa isla llamada Isla Prisión, donde Monkey D. Luffy y sus camaradas llegan para intentar encontrar un tesoro sobre el que habían oído rumores. Para su mala suerte, todo da un giro inesperado cuando descubren que el tesoro no es más que una trampa por la Marina para atrapar piratas. Luffy se separa del resto y conoce a una amable chica llamada Jeanne, quien le cuenta la historia de la isla que una vez fue conocida como Isla Joya por sus recursos naturales y preciadas gemas.

Sus residentes han sufrido desde la presencia de La Armada, por lo que Luffy decide ayudar a Jeanne y a los habitantes del lugar, comenzando así nuestra aventura. La historia fue escrita por el propio Eiichirō Oda, Isaac y Jeanne, son los dos personajes originales de World Seeker, son los principales protagonistas que atesora momentos de gran calidad, con alguna que otra sorpresa y varias escenas capaces de emocionar a los seguidores de la serie, algo característico de la misma.

Pero, el principal problema de la narrativa es el terrible diseño de misiones, con tareas muy simples y repetitivas que son un absoluto desperdicio y no atribuyen en nada a la historia principal. A pesar de contar con personajes 100% originales, pudimos notar varios rasgos similares con otros personajes y resultan demasiado estereotipados. Asimismo, la narrativa es muy del estilo a la de las películas, en especial a la mas recientes, por lo que puede que no decepcione a los fans.

Controles simples que en ocasiones no es demasiado efectivo

Sus mecánicas son bastante accesibles para cualquier jugador y ayudan a adaptarse con facilidad. En este caso tenemos dos opciones para eliminar a nuestros enemigos: optar por el sigilo o por el combate directo. Con el sigilo podemos acabar con los rivales de un golpe si los sorprendemos por la espalda, incluso podremos utilizar barriles para ocultarnos de su visión y marcarlos con el Haki de observación para estudiar sus movimientos.

Mientras que, en el combate directo, los poderes de Luffy radican en su cuerpo elástico, ya que puede usar sus brazos como ligas para columpiarse de un lado a otro, comprimirlos y liberarlos a la velocidad de una bala, crear gigantescas bolas de demolición con sus puños y usar las piernas como hélices de helicóptero, entre otras cosas. En cuestión de movilidad, varios movimientos ayudan a la exploración pues cubren una distancia bastante considerable, aunque la cámara en ocasiones tiene problemas en los lugares más cerrados.

Existen dos estilos de combate: el normal, que es el ya mencionado y cuenta con gran parte de sus movimientos característicos y el de Haki que tiene los ataques más poderosos, pero a su vez lo hacen más pesado. Al completar misiones, derrotar enemigos y abrir ciertos tesoros conseguirás puntos que podrás invertir en el árbol habilidades.

Éste se divide en mejoras de movimientos y la exploración, así como los mencionados Haki de observación y armamento además de las estadísticas generales del personaje. También puedes hacer uso del Gear Fourth, que gasta tres puntos del medidor de ataque para desatar la forma más poderosa de Luffy, pero toma en cuenta cuando se agota tarda en recuperarse.

La fabricación de equipos y atuendos es interesante pero mínima

También podremos utilizar equipamiento, el cual obtendremos por medio de los cofres o bien creándolos con diversos planos al visitar a Franky o Usopp y gastando los materiales obtenidos a lo largo de nuestra aventura. Hay algunos mejores que otros, así que ya encontraras el mejor para tu estilo de juego.

Pero, el principal problema del gameplay y objetos es que prácticamente desde el inicio ya habrá mostrado todas sus cartas. Por lo que la falta de opciones -sobre todo de habilidades- lo vuelven un título simple en exceso con combates carentes de ritmo, torpes, muy poco fluidos y pueden llegar a lo desesperante. Algo muy inusual considerando lo acrobático que es el protagonista.

Animaciones, escenarios y música casi sacados del anime

Eso sí, en cuanto gráficos, el mapa del juego es muy amplio, ya que es tipo sandbox, y hay montones de estructuras o edificios por los que podemos movernos con total libertad. Es aquí donde notamos la inclusión del elenco responsable de la franquicia, ya que varios son muy llamativos y enriquecen bien el juego. Asimismo, contamos con un minimapa que siempre podremos consultar para ver las misiones principales, las secundarias y los materiales ocultos por el mundo y sus diversos tesoros.

Por desgracia, a pesar de la belleza de ciertas zonas, la mayoría se sienten algo vacías, carentes de vida y con poca variedad. Por lo que, a la larga, los viajes pueden hacerse algo pesados. Aunque nuestra suerte, tenemos la opción de realizar viajes rápidos hasta lugares ya desbloqueados.

Además, visualmente los personajes principales están muy bien modelados, ya que parecen sacados directamente del anime. Estos están elaborados con la técnica visual de cel-shading, que son gráficos por computadora que los hacen parecer dibujos hechos a mano. Sin embargo, hay elementos demasiado reales que no cuadran con el estilo que utiliza el juego.

Ya por el lado de sonido, la mayoría de los efectos como poderes y golpes en ocasiones deja mucho que desear. Las voces vienen en japones con todo el staff original del anime junto con subtítulos en castellano, aunque con varios problemas de traducción. Mientras que el Soundtrack viene de la mano del mismo compositor de la serie animada Kohei Tanaka, quien también ha trabado en juegos Sakura Wars y End of Eternity (Resonance of Fate). Es bueno, pero no llega a lo memorable, aunque, sin lugar a dudas, los fans más acérrimos estarán complacidos en este aspecto.

Una oportunidad mal aprovechada

En resumidas cuentas, One Piece: World Seeker es en definitiva un título pensado enteramente para los seguidores de la franquicia, con una historia entretenida que se asemeja mucho al estilo de los filmes. Tristemente, ofrece un sistema de combate demasiado simple, misiones demasiado repetitivas, entornos un tanto vacíos y ciertos elementos que podrían estar más cuidados como las conversaciones entre personajes. Sin embargo, puede ser una experiencia bastante aceptable y divertida para los veteranos del manga y el anime.

cracken-review-65

¿Ya jugaste One Piece World Seeker? ¿Era todo lo que esperabas?