Para todos los amantes de los Action RPG, ha llegado finalmente la esperada tercera entrega de God Eater, franquicia que se caracteriza por pertenecer al subgénero de cacería de monstruos, en el cual también tenemos títulos como Monster Hunter o Toukiden Kiwami, solo por mencionar algunos.

1651
Bandai Namco

Se trata de la primera entrega desarrollada especialmente para la PlayStation 4, ya que sus antecesores vieron la luz en las portátiles de Sony, es decir PSP y PlayStation Vita. Las cuales fueron adaptadas varios años después para el PS4, bajo los nombres de God Eater: Resurrection y God Eater 2: Rage Burst. El título nos lleva nuevamente a enfrentar la terrible amenaza de los Aragami, con nuevas armas, combates dinámicos y un carismático grupo de personajes.

Cabe destacar que el juego no ha sido desarrollado por el estudio Shift, como ocurrió con sus primeras entregas, sino que, por disposición de su distribuidora, Bandai Namco, pasó a manos de First Studio de Marvelous., quienes tuvieron la misión de buscar una propuesta nueva para refrescar la franquicia. Sin embargo, el resultado final aún guarda bastantes similitudes con los anteriores.

Aragamis vs God Eaters

La historia nos lleva a un futuro post-apocalíptico donde la Tierra ha sido invadida por los Aragami, monstruos formados por las Oracle Cells, células inteligentes y hambrientas de destrucción. Para defenderse, la humanidad ha logrado experimentar con las Oracle Cells para crear armas y soldados especialmente capacitados para destruir a los Aragamis: los llamados “God Eater”. Y para luchar, utilizan las “God Arcs”, que son básicamente unas espadas increíblemente grandes y pesadas que se pueden transformar en armas de fuego o escudos a voluntad de su usuario.

El título nos presenta frente a un grupo que se dedica a luchar contra estos seres, aunque en esta ocasión están más cerca de ser esclavos que héroes. Vistos más como herramientas que como personas, pues la narrativa nos relata diferentes eventos que llevan a estos jóvenes con poderes a buscar su propia libertad.

98979
Bandai Namco

Además, se nos da la opción de poder crear y personalizar nuestro personaje principal, elegir su género, rasgos físicos, diferentes peinados y otras opciones adicionales. Si eres veterano de la saga, sabrás que la trama no influencia demasiado en la jugabilidad y misiones del protagonista, pero eso sí, nos introduce una gran cantidad de personajes, los cuáles podremos seleccionar para llevar como compañeros a los combates.

Si bien el juego empieza con un ritmo bastante lento en sus primeras horas, y aunque la premisa es bastante simple, la trama se va desarrollando de buena forma entre las diferentes misiones de combate, con la mayoría de los hechos ocurriendo a través de diálogos, conversaciones y con algunas cinemáticas que aprovechan de buena forma el estilo con el que cuenta la franquicia.

Buena jugabilidad, pero no innovadora para el genero

El título sigue la línea de sus predecesores, teniendo roses con un Hack n’ Slash centrado en la caza. En cada misión nos pedirán destruir a determinadas criaturas, para lo cual nos liberarán en un mapa donde deberemos buscarlas y acabarlas utilizando nuestras armas, las mencionadas “God Arcs”. Estas misiones son de hasta cuatro jugadores, cada uno puede ir equipado de forma diferente, por lo que, el principal atractivo del juego se encuentra en la caza en conjunto con amigos. Con el fin de obtener nuevos elementos que nos permitan forjar nuevas armas o ítems.

El problema del videojuego es que llegas a un punto en que las misiones se sienten un tanto repetitivas, ya que -literalmente- se mantienen siempre igual, cambiando sólo los tipos de criaturas a las que tendremos que enfrentar. A pesar de esto, la variedad de monstruos cuenta con diseños bastante atractivos, ya que existen Aragamis que vuelan, algunos que en vez de piernas tienen ruedas y espadas en sus manos, u otros con formas más animalísticas. Por lo que, en cuanto a variedad, puede ser suficiente para mantener el atractivo para el jugador por varias horas, en especial con las criaturas de mayor nivel.

Aunque los controles son bastante simples, el juego cuenta con una complejidad mayor al incluir elementos como los ‘Burst Moves’ o el ‘Engage System’ que te permite unir fuerzas con uno de tus aliados. Esto provoca que resulte bastante natural el combate, aunque toma un poco tiempo perfeccionarlo para sacarle el mayor provecho posible durante las batallas. Puede que en un principio resulte difícil recordar las combinaciones que activan ciertos estados u objetos pero con el tiempo te acostumbras.

Escenarios poco vivientes

735
Bandai Namco

En cuanto a los escenarios, se mantiene un diseño un tanto simples y pequeños, además se reciclan constantemente conforme avances en tu aventura. Sumando que no hay elementos para interactuar o zonas que se destruyan durante el combate, lo cual los hace sentir muy poco trabajados. Además, la cámara sufre de algunos problemas, en especial cuando tenemos muchos enemigos alrededor, pues resulta difícil saber desde que dirección vendrá a un ataque. También si ciertos enemigos se van bajo tierra o cambiamos del modo espada al modo pistola, la cámara se desconfigura automáticamente.

Excelente arte, diseño y sonido

Uno de los aspectos mejor cuidados en God Eater 3 es su dirección de arte, inspirada directamente en el estilo del género anime. Pues, en ciertas ovaciones, se nos muestran algunas cinemáticas animadas con muy buena calidad, y el diseño de personajes mantiene la esencia que los veteranos de la franquicia ya conocen bastante bien.

28564
Bandai Namco

Mientras que, en el apartado de sonido, el Soundtrack viene de la mano del compositor Go Shiina, quien recordaremos en especial por sus trabajos en la franquicia Tekken. Los temas incluyen en su mayoría canciones orquestales, pero, algunas con una mezcla de instrumentos electrónicos.De hecho, varias de estas piezas me recordaron mucho su estilo de trabajo con la saga Tekken. En general, funcionan bastante bien durante los combates y con algunas escenas durante la narrativa. Pero, de igual forma, existen algunas canciones que se repiten bastante en comparación a otras.

Por otro lado, el juego cuenta con voces tanto en japonés como en inglés, ambas trabajadas con muy buena calidad, pero en este tipo de entregas siempre destaca más la original, es decir el japonés. Mientras que la traducción, viene al español de Latinoamérica, si bien con algunos errores, pero muy escasos, y por ese lado se agradece bastante.

Conclusiones

God Eater 3 es un juego bastante entretenido, si eres fan del género te mantendrá disfrutando muchas horas de contenido. Pero, su problema principal, es que la franquicia parece no querer innovarse, lo cual ya va siendo cada vez más necesario para mantenerla vigente, pues a estas alturas, ya se siente un poco desgastada.

Lo bueno

  • Las cinemáticas están muy bien trabajadas
  • Posee una gran variedad de armas, ataques y estilos
  • El arte, el diseño de personajes y enemigos están bien desarrollados

Lo malo

  • La cámara tiende a ser un poco caótica
  • Los escenarios son un tanto simples
  • Misiones muy repetitivas